Odontopediatría

La mejor manera de proteger la dentición de los más pequeños y evitar problemas como la caries y la enfermedad periodontal es la prevención desde una edad muy temprana.

El cuidado de la salud oral empieza desde que el niño es un bebé. La Academia Europea de Odontopediatría recomienda que la primera visita se realice cuando erupciona el primer diente.

Durante la primera visita se enseña a los niños y a sus familiares una correcta técnica de higiene oral para llevar a cabo en casa, se fomentan unos buenos hábitos de dieta y se desarrolla un plan de prevención para llevar a cabo en adelante.

El programa de prevención conlleva la realización de revisiones periódicas y la aplicación de flúor según las necesidades de cada niño.

La aparición de caries puede ser muy temprana. El tratamiento de la caries consiste en limpiar el tejido afectado y sustituirlo por material estético como son las resinas compuestas. Si la caries es muy profunda es necesario eliminar el tejido nervioso y posteriormente reconstruir el diente. En algunos casos puede ser recomendable extraer el diente y quizás colocar un mantenedor de espacio.

A los 6-7 años es importante realizar una primera visita con la ortodoncista tal y como recomienda la Asociación Americana de Ortodoncia ya que es entonces cuando erupcionan los primeros molares definitivos.

Algunas maloclusiones como la mordida cruzada y la falta de espacio para la erupción de los dientes definitivos deben ser corregidas durante la etapa de crecimiento de los niños con un tratamiento de ortodoncia interceptiva utilizando aparatos expansores.

A los 10-12 años, se inicia el tratamiento de ortodoncia con brackets para la corrección de la posición de los dientes.